Edades y casos en particular:

 


Niños:


La posibilidad de aprender jugando, la estimulación temprana a un maravilloso mundo creativo de sonidos, la posibilidad de libre elección de instrumentos musicales según las capacidades e intereses,  la comunicación y el desarrollo creativo a través de pequeños hechos artísticos.
Grabaciones de los primeros pasos, registrar grandes momentos para el recuerdo.

Adolescentes:
Desde el despertar de una posible vocación artística a la integración de una actividad sana y creativa,  generando buenos hábitos en la persona humana, con rutinas de estudio que hacen conectar al individuo con su propio potencial cultural y superación, viendo los logros, progreso y beneficios de una buena educación en poco tiempo de trabajo bien organizado.
Despertar la pasión por el estudio y el trabajo.
Armado de ensambles y grupos de estudio, muestras, bandas.

 

 

Adultos:

A) Personas que ya han “hecho su vida”, su familia, su profesión, y están buscando algo más “que les llene el alma”, gente que estudió un poco en la infancia  o que siempre tuvo ganas pero nunca se animó a probar o intentar algo que siempre deseó y sienten que ahora es el momento de una nueva búsqueda…
B) Personas con gran actividad laboral o familiar que están buscando una actividad para “desenchufarse”, un hobbie personal, la posibilidad de dedicarse algún momento del día para uno mismo.
Armado de grupos de estudio.
Grabaciones personales, registro del proceso de aprendizaje.

 

 

Profesionales de la Música:

Perfeccionamiento en diferentes áreas:
Acompañamientos,  manejo armónico e improvisación de para:
Cantantes, Musicoterapeutas, Instrumentistas solistas, Compositores, Arregladores.
Técnica, Lectura Musical, Armonía y Audiopercetiva aplicadas, Interpretación.
Clases de MIDI, Audio Digital, Grabación con computadoras, Producciones en Home Studio.
Transcripciones, Registro para SADAIC.
Pedagogía y didáctica, metodología para la enseñanza.
Armado de grupos de estudio – ensambles.
Salida laboral.